Blogia
Domustempli

2. Hugo Paganís

¿Quién fue el Hugo Paganís fundador de la Caballería del Templo?

H

asta la fecha se ha venido teniendo como promotor, creador, impulsor y primer Maestre de la Orden del Temple a un caballero supuestamente vasallo del Conde de Champaña, llamado Hugues de Payns (o Paynes o Payens), al que la mayoría de los historiadores del Temple tenidos por clásicos llama Hugo Paganís, quien, junto a otros ocho caballeros, de los que poco o nada se sabe, decidió poner en marcha el proyecto fundacional de la Milicia del Temple, en fecha también incierta.

Se han sugerido “evidencias” en apoyo de la idea de que Hugo de Payens habría llegado a Palestina durante la primera Cruzada (1095-1099), como combatiente en el ejército del flamenco Godofredo de Bouillón. Por su parte, John J. Robinson, en su libro "Dungeon Fire and Sword," ha afirmado que Hugo De Payens tenía 48 años de edad cuando accedió a la dignidad de Maestre de la Orden, habiendo servido previamente en Ultramar durante 22 años. En cierto cronicón de la Biblioteca Nacional de Madrid podemos leer que:

Don Galduin, hijo de Pedro Ramírez, de la ciudad de Braga, marchó a Palestina, donde conoció a Hugo Baganís en la toma de Ascalón, participando juntos en otras acciones militares y hechos de armas durante cinco años. Hacia 1126 fundó los castillos de Thomar, Pombal, Ceres, Idatia, Monsanto y Almourol.

Pero estas afirmaciones, por el momento y a falta de mejores pruebas son inconsistentes, ya que se carece de documentación al respecto y se basan en meras conjeturas.

El periodista Xavier Musquera, en una revista de divulgación de amplia difusión[1], atribuyó al historiador y escritor Rafael Alarcón Herrera, erróneamente y sin ningún fundamento, el descubrimiento de un manuscrito en la Biblioteca Nacional de Madrid que rebate esas hipótesis. Pero lo cierto es que ya con anterioridad el investigador y escritor español Juan García Atienza[2] en una obra suya precedente había recogido y citado en nota a pie de página, la existencia de un libro hoy difícil de encontrar, editado en Burgos en 1957 por Ediciones Aldecoa, titulado “La Orden de los templarios”, cuyo autor, José María Bererciatua-Olarra, según García Atienza, nos ponía en conocimiento de la existencia de un manuscrito anónimo del siglo XVIII que lleva por título “Relación Histórica de los Condes de Ribagorza”, perteneciente a los fondos de la Biblioteca Nacional de Madrid, signatura 7377, cuyo contenido echa por tierra el “dogma” de la fundación de la Orden por aquél Hugues de Payns y lo transfiere a un caballero catalán del nobilísimo linaje de los Pinós, natural de la Villa de Bagá, que tuvo por nombre Hugo de Pinós o Hugo de Bagá...

En realidad Rafael Alarcón, en su obra se limitaba a repetir, casi al tenor de la letra, mencionando su procedencia, la cita de García Atienza, en un capítulo donde especulaba sobre las “Vera Cruz” conocidas que se han relacionado con la Orden del Temple[3], pero sin que allí profundizara ni se extendiera en el asunto de Hugo de Bagá, ni lo haya hecho en posteriores trabajos, asunto que presumiblemente ninguno de estos autores ha investigado accediendo directamente a las fuentes documentales de primera mano, sino a las indirectas.

Más recientemente Michel Lamy[4], bebiendo presumiblemente en las mismas fuentes anteriores –pues no cita ninguna, pero a nuestro entender es dudoso que tengan otra procedencia-, recoge la información y la transmite en apenas tres líneas de su obra, sin profundizar en ella ni dedicarle mayor atención. Lamy insiste en repetir lo mismo que afirmaran, erróneamente como veremos, los anteriores, ya que tampoco ha accedido a la documentación que menciona y si lo ha hecho no lo manifiesta (el subrayado es nuestro):

“Para algunos su nombre real habría sido Hugo de Pinos y habría que buscar su orígen en España, en Bagá, en la provincia de Barcelona, lo cual estaría documentado por un manuscrito del siglo XVIII conservado en la Biblioteca nacional de Madrid.”

Nosotros mismos, interesados por la información divulgada en su día por García Atienza, pudimos consultar personalmente en la Sección de Investigadores de la Biblioteca Nacional de Madrid, donde se encuentra, y obtener fotocopias para su posterior trascripción y estudio, además del mencionado manuscrito, que no es el único al respecto del tema que nos ocupa, otros varios abundando en la misma línea, procedentes de la casa de los Condes de Guimerá, que nos permiten construir y desarrollar nuevas hipótesis en torno al fundador de la Orden del Templo. En estos documentos, que veremos pormenorizadamente más adelante, hemos basado nuestra investigación, iniciada en el ya lejano año de 1984.

Debido a las dudas que se han venido planteando en torno a la existencia e historicidad de este personaje se trata de una cuestión controvertida sobre la que se pueden formular dos hipótesis. No obstante, antes de comenzar la exposición, debemos deshacer un error histórico que se ha difundido y perpetuado de manera ostensible.

Sea quien fuere Hugues de Payns, se insiste tenazmente sobre su origen champanés, esto es borgoñón, lo que significa que en ningún caso, tanto él como una buena parte de sus compañeros cofundadores de la Militia Christi, jamás, pudo ser un caballero “francés” o de origen francés, como tan alegre y desprejuiciadamente se ha afirmado, ya que una buena parte del Ducado de Borgoña, que abarcaba extensos territorios, incluido el condado de Flandes o el Franco Condado y otros territorios, así como parte de los champañeses, era un “reino” independiente y rival de Francia, si bien a veces bajo relaciones de vasallaje, que no fue definitivamente anexionado a la corona francesa hasta bien entrado el siglo XV.

Veamos ahora cuales son las hipótesis a las que nos referíamos.

1ª Hipótesis:

Hubo dos Hugo distintos. Fueron contemporáneos y ambos estuvieron vinculados al Temple. Si esto es cierto hay que deslindar, redefinir y delimitar para establecer quién es quién y qué papel jugó cada uno de ellos. En el estado actual de nuestros conocimientos y con las fuentes documentales de que disponemos esta es una tarea ardua, pues ambos parecen estar fusionados en una misma y única identidad; pero como veremos no es una hipótesis a descartar, puesto que existen indicios presumibles de racionalidad que nos llevarían a sostenerla.

Uno es un Hugues de Payns, caballero borgoñón, vasallo del Conde de Champaña que es tenido habitualmente por el fundador de la Orden del Temple. El otro es el caballero catalán Hugo de Bagá, de la Casa y Baronía de Pinós, de cuya existencia e historicidad no cabe dudar por estar también documentado, como se verá más adelante.

2ª Hipótesis:

Hay un solo Hugo, cuya personalidad ha sido confundida y manipulada por diversos avatares históricos y documentales, a veces espúreos e interesados. De esta confusión ha salido la figura del Hugo de Payns “aceptado” por la historiografía.



[1] Revista “Más Allá”, número 145, marzo de 2001, páginas 80 a 83.

[2] En la página 240 de su excelente y bien documentada obra “La mística solar de los Templarios” (Ediciones Martínez Roca, Madrid 1983),

[3] Rafael Alarcón Herrera: “A la sombra de los templarios”. Ediciones Martínez Roca; Madrid 1986, páginas 275 a 279. Una obra interesante y bien ilustrada, pero altamente especulativa y falta en general de rigor histórico.

[4] Michel Lamy, “La otra historia de los templarios”. Páginas 28 y 29. La primera edición francesa es de 1994 (Editions Aubéron). La primera edición española (Martínez Roca) es de septiembre de 1999.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres